EL TIGRE DE GUAITO

Este fin de Semana en las montañas de Portuguesa, donde se siembra el café y los aguacates, donde te encuentras a amigos y a mujeres hermosas, donde la amistad se llama familia, donde todos los niños son hijos y el cariño se siente al caminar por sus calles, allí en Quebrada Negra, mas "allaita" de Chabasquen entre cervezas, cambures sancochados y marrana frita me narraron la historia de EL General José Rafael Montilla "EL TIGRE DE GUAITO" Me pareció tan dramática como interesante y quiero compartirla con ustedes...




EL General José Rafael Montilla "EL TIGRE DE GUAITO"nació en San Miguel estado Trujillo, el 16 de septiembre de 1.859, sus padres fueron: Custodio Montilla y Juana Natividad Petaquero sus luchas por la reivindicación de los campesinos y por la liberación de la tierras que se encontraban en manos de terratenientes eran conocidas. Montilla fue un gran luchador pertenecía a los Liberales Amarillos. El 21 de noviembre de 1.907 cae muerto de un machetazo que le propina Jacinto Canelones uno de sus más queridos soldados y de quien se dice El Tigre había ofendido tomando como suya a la mujer que Canelones pretendía...

Aqui la narración que hace José León Tapia en su libro "POR LOS CAMINOS DE LA SERRANÍA" y que fielmente me contaran Ernesto y Torreyes:

Bajaba el sol poniente, se iba apagando la luz del atardecer y las sombras cubrían lentamente la tierra y los valles oscureciendo el camino por entre la arboleda. Allá al final, el canto del agua despertó la sed del General, se detuvo un momento mirando a todas partes, como si su sentido alertas le avisaran el peligro. Después comenzó a cruzar la quebrada y en la orilla contraria, se inclinó para beber en el cuenco de las manos. En el pozo de aguas claras se reflejó el machete fulgurante del asesino, que desde el barranco inmediato se abalanzó sobre su espalda para cercenarle la cabeza.
Pero su instinto salvaje fue más veloz que el arma homicida que batía el viento, porque como un rayo en la serranía sonó el disparo de su revólver, rápido en su mano, ante el indicio de la muerte. también se escucho se escucho el ¡zas! de un machetazo...
Esa noche la luna salió pronto, reflejándose en las aguas blancas. Tendidos uno al lado del otro, quedaron solos los cadáveres, el Tigre decapitado, surtiendo con su fuente de sangre la quebrada, y el de Jacinto Canelones, bandeado por una bala en la columna, con la cara al viento y a la luna clara...

Me contaron que el General sin Cabeza se aparece por el camino que lleva a La Macana (toma de agua) donde confunde al caminante y desorienta al mas pintao, como llego el espirito del General hasta Quebrada Negra nadie lo sabe, lo que si sabe es que para evitar desorientarse y perder el camino se debe brindar un trago al General lanzandolo al suelo y decirle "general déjese vainas aquí esta su trago..."