Proteccion animal: El Perro Comunitario…



Ayer una amiga proteccionista me hablaba de la creación mediante ley, de la figura del perro comunitario..?  yo le di mi opinión y hoy la comparto con ustedes…

Me cuesta mucho creer en esta figura, a todos nos encanta un perrito que vive en nuestra calle y que los vecinos alimentan y consienten y a lo largo de mi vida he tenido muchas referencias, chispa una mestiza que vivía en el estacionamiento en Monte Piedad, Negro en el bloque 6 de El Silencio, Landra una coqueta mestiza de pastor que vivió muchos años en la plaza San Martin o el sargento Pancho que vive en la plaza Bolívar de Caracas y que los guardias destacados en la casa de gobierno dan cobijo y protección, pero lo común en estos casos es que normalmente es una sola persona la que suele ver por ellos y cuando esta persona se muda, se enferma o fallece, el lindo perrito que “todos” querían empieza a perder peso, a perder pelo, a andar sucio o con heridas infectadas y si, recibe muchos “pobrecito” que te paso?, pero, ninguna atención que le permita salir de ese estado, luego la sarna o los accidentes y como nadie lo llevo a recibir atención el perrito que todos querían queda con sus extremidades atrofiadas y  ahora fastidia, da asco y es una molestia, hasta que alguien lo envenena o lo lleva a la cota mil para que no siga sufriendo, eso lo he visto muchísimas veces, hoy en día con las tragedias naturales las familias enteras huyen del peligro y  hemos visto también como estos “guardianes de la calle” son abandonados a su suerte por aquellos que antes amaban al perrito de la cuadra, Fighter en Amuay y Blanquita en el Lago de Valencia por nombrar los mas recientes,  con la conflictividad social nos ha tocado ver casos de perros que son atropellados por multitudes, por vehículos antimotines y hasta los hemos visto agarrar con sus hocicos bombas de aturdir o de Gas del bueno,  porque lo que para nosotros es una protesta violenta, para ellos es un juego de amigos…

Es cierto existen muchas historias maravillosas de perritos que tuvieron una vida feliz y hasta heroica en las calles, pero debemos reconocer que en la mayoría de los casos no es así, un perro no debe vivir en la calle, aunque le pongan un “techito pa que no se moje”, un perro debe vivir en un hogar protegido de la intemperie, de la inseguridad y de los zoófilos que si los hay y muchísimos!! Un perro por más que la comunidad lo quiera y proteja, en mi opinión, si vive en la calle, así sea nuestra calle!, es un perro callejero.
Noel Lander